Showing 1-20 of 45 items.

q. ¡Por el glorioso Corán!

Pero se asombran de que uno salido de ellos haya venido a advertirles. Y dicen los infieles: «¡Esto es algo asombroso!

¿Es que cuando muramos y seamos tierra...? Es volver de lejos...»

Ya sabemos qué es lo que de ellos consume la tierra. Tenemos una Escritura que conserva.

Pero han desmentido la Verdad cuando ha venido a ellos y se encuentran en un estado de confusión.

¿No ven el cielo que tienen encima, cómo lo hemos edificado y engalanado y no se ha agrietado?

Hemos extendido la tierra, colocado en ella firmes montañas y hecho crecer en ella toda especie primorosa,

como ilustración y amonestación para todo siervo arrepentido.

Hemos hecho bajar del cielo agua bendita, mediante la cual hacemos que crezcan jardines y el grano de la cosecha,

esbeltas palmeras de apretados racimos,

para sustento de los siervos. Y, gracias a ella, devolvemos la vida a un país muerto. Así será la Resurrección.

Antes de ello, ya habían desmentido el pueblo de Noé, los habitantes de ar-Ras, los tamudeos,

los aditas, Faraón, los hermanos de Lot,

los habitantes de la Espesura y el pueblo de Tubba. Todos ellos desmintieron a los enviados. Y se cumplió Mi amenaza.

¿Es que Nos cansó la primera creación? Pues ellos dudan de una nueva creación.

Sí, hemos creado al hombre. Sabemos lo que su mente le sugiere. Estamos más cerca de él que su misma vena yugular.

Cuando los dos encargados de recoger recojan, sentados el uno a la derecha y el otro a la izquierda,

no pronunciará ninguna palabra que no tenga siempre a su lado a un observador preparado.

La agonía del moribundo traerá la Verdad: «¡Ahí tienes lo que rehuías!»

Se tocará la trompeta. Ése es el día de la Amenaza.