Showing 61-80 of 118 items.

ésos rivalizan en buenas obras y son los primeros en practicarlas.

No pedimos a nadie sino según sus posibilidades. Tenemos al lado una Escritura que dice la verdad. Y no serán tratados injustamente.

Pero sus corazones están en un abismo respecto a esto y, en lugar de aquellas obras, hacen otras.

Cuando, al fin, inflijamos un castigo a sus ricos, gemirán.

«¡No gimáis hoy, que no se os va a salvar de Nosotros!

Se os recitaban Mis aleyas y vosotros dabais media vuelta,

altivos con él, y pasabais la noche parloteando».

¿Es que no ponderan lo que se dice para ver si han recibido lo que sus antepasados no recibieron?

¿No han conocido, acaso, a su Enviado para que le nieguen?

¿O dicen que es un poseso? ¡No! Ha venido a ellos con la Verdad, pero la mayoría sienten aversión a la Verdad.

Si la Verdad se hubiera conformado a sus pasiones, los cielos, la tierra y los que en ellos hay se habrían corrompido. Nosotros, en cambio, les hemos traído su Amonestación, pero ellos se apartan de su Amonestación.

¿Les pides, acaso, una retribución? La retribución de tu Señor es mejor. Él es el Mejor de los proveedores.

Sí, tú les llamas a una vía recta,

pero quienes no creen en la otra vida se desvían, sí, de la vía.

Si nos apiadáramos de ellos y les retiráramos la desgracia que tienen, persistirían, ciegos, en su rebeldía.

Les infligimos un castigo, pero no se sometieron a su Señor y no se humillaron.

Hasta que abramos contra ellos una puerta de severo castigo y, entonces, sean presa de la desesperación.

Él es Quien ha creado para vosotros el oído, la vista y el intelecto. ¡Qué poco agradecidos sois!

Él es Quien os ha diseminado por la tierra. Y hacia Él- seréis congregados.

Él es Quien da la vida y da la muerte. Él ha hecho que se sucedan la noche y el día. ¿Es que no comprendéis?